En este mundo globalizado, mundializado, regido por dinámicas que conectan todas partes del globo lo único que aún no parece sucumbir a sus efectos son las personas. Nos empeñamos en arraigarnos en una entidad e identidad nacional, como el creyente se aferra a la Virgen para que le salve de los males que le acechan. Y este es el paso que falta dar. Liberarnos del yugo del Estado-Nación como ser superior que nos aferra bajo sus garras y sentirnos como lo que realmente somos: ciudadanos del mundo. Ya lo señalaba Ignacio Muro, que existe una nueva forma de sentir y es la de ciudadano del mundo.

La información de la que dispone un ciudadano ensancha sus intereses hacia nuevos y más lejanos horizontes. Con ellos, y a través de la información sobre ellos, se desarrolla una nueva forma de sentir general: la de ciudadano del mundo. Ese ciudadano va desarrollando su propia perspectiva de los acontecimientos y observa con horror cómo los gestores de lo inmediato, los intereses de las grandes potencias, los corporativismos de grupos locales y los intereses nacionales pueden ir en contra del interés general de la humanidad.

Así es trágicamente, este sentimiento de ciudadanía mundial se ve amenazado por todos los actores a los que no les interesa esta globalización de la identidad humana y que desean ver perpetuados los conflictos sociales y humanos que asolan al planeta. Cuando existen lazos mayores entre las personas, las desgracias no se perciben de la misma manera. La solidaridad internacional no es efectiva porque todos sentimos las desgracias como ajenas y no como propias, igualarnos en este sentido nos iguala en el resto. Si todos somos ciudadanos del mismo planeta, a todos debería afectarnos lo que le ocurre, estemos situados geográficamente donde estemos.

No puedo dejar de destacar un tema de rap français, que como siempre, a la vanguardia en estos temas, ya nos muestra que el camino para un mundo más justo es que todos nos sintamos citoyens du monde!

Enfants de la terre.
Sans passeport ni visa.
Au delà des critères, 
Et de ceux, qui dévisagent.
Multi-paysage.
Richesse du métissage.
Citoyens du monde…
Juste un citoyen du monde.

Niños de la Tierra, 
sin pasaporte ni visa,
más allá de los criterios 
y de aquellos que nos miran con insistencia.
Multi-paisaje,
riqueza del mestizaje, 
Ciudadanos del mundo,
nada más que un ciudadano del mundo. 
 

 Aquí el tema completo:

Aquí el vídeo promocional:

Anuncios