Racismo y socialismo, más amor que odio


Los lamentables ataques racistas que estamos viendo recaer sobre las dos ministras negras europeas más mediáticas hacen saltar ampollas de aquel que siente un poco de dignidad por su raza, esto es, la humana.

Si ya tuvimos que ver cómo la titular de Integración italiana, Cecile Kyenge, tenía que escuchar cómo compañeros de profesión (por desgracia), de diversos partidos a la derecha del arco parlamentario, le llamaban “orangután” y otra clase de improperios propios de épocas pretéritas. Y no sólo eso, sino como esa actitud y esos valores son interiorizados por las futuras generaciones de un país al que, desafortunadamente, quedan pocos referentes morales.

Ahora le toco el turno a Christiane Taubira, la ministra de Justicia francesa, quien desde que llegó al cargo ha sido uno de los pocos políticos en el país que vecino que ha cumplido muchos de sus propósitos y ha incidido en el avance de una sociedad francesa que, por lo demás, no hace más que retroceder. Insultos que no voy a reproducir aquí porque son los que se escuchan siempre en la calle o en un campo de fútbol. Los racistas, realmente, son personas muy poco originales, repiten los mismos estereotipos desde la época de Darwin.

La campaña del Front National de Le Pen instigando a la ministra de origen antillano llena de estupor pero no coge por sorpresa. Lo que verdaderamente indigna es la falta de crítica y defensa de sus compañeros de gabinete y del presidente de la República, François Hollande. Contra este atropello no cabe sino una reacción firme, no por la defensa de una compañera de partido, sino por la defensa de una persona cuyo único delito es tener la piel de un color diferente. Este hecho no se ha producido y clama contra el cielo que ella sea la única en defenderse a sí misma de una situación absolutamente injustificada.

http://www.rue89.com/zapnet/2013/11/13/taubira-ils-denient-appartenance-a-lespece-humaine-247486

Tristemente, conocemos la razón: la intención de granjearse y atraerse votantes de la derecha aún traicionando sus propios valores. Así el Partido Socialista Francés parece una puta a la que no le importa vender a uno de sus miembros para poder recoger un puñado de votos que ni siquiera está seguro pueda lograr. Sin embargo, esta estragegia, más que ayudar es contraproducente ya que, nadie que se considere firmemente de derechas votaría a los socialistas y, desde luego, la imagen ante sus votantes y ante la sociedad en general cae por los suelos. Con los tristes índices de popularidad que cosecha ya Hollande, esto no hace más que profundizar un poco más su propia fosa.

Otro hecho que demuestran estas actitudes es que los partidos europeos que sitúan en algunas de sus carteras ministeriales a políticos de otros orígenes étnicos, creencias religiosas, etc., no lo hacen más que de cara a la galería para vender pluralismo. Realmente no creen en ese hecho, no porque las personas elegidas para los cargos no estén preparadas (ojo, que lo están, y bastante más que muchos de sus compañeros), sino porque es una simple decisión de marketing y no un verdadero compromiso con plasmar una realidad que salta a la vista: que en nuestras sociedades europeas hay muchísimas personas cuyas diferencias étnicas u de otro tipo no las apartan de sus derechos como ciudadanos, incluido el de representación política.

Lamentablemente, esto no es nuevo, es una actitud común a las izquierdas socialistas, quienes para mí no pueden ser consideradas baluartes en la lucha contra el racismo ni la xenofobia, hecho fomentado por ellas durante mucho tiempo. Ejemplo más claro el racismo contra los magrebís en España. Pero esto ya es harina de otro costal…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s