No es Irán, es el átomo


Hoy me gustaría hacer algunas reflexiones acerca del programa nuclear iraní y de la hipocresía de Occidente respecto al armamento nuclear.

1. El plan nuclear iraní, a pesar de lo que quieran hacernos creer los nuevos dirigentes persas, está destinado a la consecución de armas atómicas y no para usos civiles. Esto salta a la vista. Si no, ¿por qué un país no pobre pero sí al que no le sobran recursos económicos (máxime con tanto embargo y sanción) se empeña en desarrollar estas infraestructuras tan costosas para la producción de energía nuclear como fuente de sustento energético cuando la tendencia general en todo el mundo es al abandono de esta fuente y la apuesta por otro tipo de energías renovables cuyo coste es sensiblemente más bajo? El que no lo vea es porque no quiere. Ahora bien, y aquí reside la hipocresía de Occidente. El programa nuclear iraní no empezó en 1979 con Jomeini. Se venía desarrollando ya desde los años 60 con el Sha Mohammed Reza Pahlevi y con el total apoyo de Occidente, especialmente de Francia, que en aquellas fechas apoyaban absolutamente todas las excentricidades del tirano. El deseo de Irán de convertirse en potencia nuclear es anterior a la revolución islámica.

2. Este empeño de detener el desarrollo de la capacidad nuclear iraní no es ni más ni menos que otro intento occidental de asegurar la superioridad militar en la región a Israel, quien quiere continuar siendo la única potencia nuclear de la zona, hecho este y no otro que asegura su viabilidad existencial. Sería muy hipócrita no reconocer que esto es una estrategia calculada, que comenzó en los 80 cuando se bombardeaban los reactores nucleares de Saddam Hussein. Con Irak como potencia nuclear descartada, el objetivo se tornó hacia Irán, hacia el cual no han faltado las amenazas del uso de la fuerza por parte del estado sionista y su protector americano. Finalmente, se está limitando esta capacidad por la vía política, medio que no convence a los israelíes. Otro capítulo de esta serie lo veremos con la pretensión saudí de hacerse también con el arma atómica, hecho que va a tener si cabe más complicado que los dos anteriores. El objetivo es asegurar la continuidad de Israel como gran potencia militar de la zona, lo que no es óbice para aceptar que Irán pueda convertirse en potencia económica.

3. Otro gran argumento hipócrita de Occidente es aquel que dice que las armas atómicas son más peligrosas según quien las posea. No hay que preocuparse por que países como Estados Unidos, Francia, Israel o India tengan armas atómicas. El problema son las armas atómicas rusas, chinas, pakistaníes, norcoreanas, etc. ¿Habrá argumento más falaz que este? ¿Qué diferencia en potencial destructor hay entre una bomba atómica americana y una rusa? Ninguna. Es también ciertamente un argumento racista, que da a entender que como las bombas atómicas en poder de países occidentales se desarrollaron con tecnología americana, que es más avanzada y segura que la tecnología soviética con la que se desarrollaron en terceros países, éstas son más seguras y son cuasi inmunes a ningún fallo de programación u otro tipo.

4. Por último, la omisión o laguna de memoria más hipócrita de Occidente. Aún a día de hoy tendemos a obviar el hecho de que el único país que ha utilizado en la historia de la humanidad armas atómicas contra población civil han sido los Estados Unidos de América. Y, hay que decir, que si no hubiera sido porque la Unión Soviética llegó a desarrollar también el arma y pudo darse la disuasión nuclear entre ambas potencias, Estados Unidos habría utilizado más veces el mortífero arma. ¿Hasta cuándo piensan sostener la falacia de que el mundo es más seguro porque es Estados Unidos quien posee las armas atómicas? ¿De verdad alguien se siente más seguro sabiendo que sobre su cabeza orbita un inmenso arsenal nuclear presto a destrozar cualquier rincón del planeta? Personalmente, me causa bastante más temor este enorme arsenal nuclear americano que las no-existentes armas atómicas iraníes.

El mundo no es un lugar más seguro porque Irán por el momento no haya desarrollado el arma atómica. El mundo será un lugar más seguro cuando todos los países que poseen este tipo de armamento renieguen de él y lo destruyan. Y si esto no es posible, es por la hipocresía de Estados Unidos, que quiere que todos se desarmen mientras él es el único país que se niega a firmar el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), gracias a lo cual el desarme efectivo no es posible. El verdadero problema no es Irán, es el átomo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s